miércoles, 3 de octubre de 2012

Charade (Charada) - (1963) - (Director: Stanley Donen)




TÍTULO ORIGINAL: Charade

AÑO: 1963

DURACIÓN: 113 min.

PAÍS: EE.UU.

DIRECTOR: Stanley Donen.

GUIÓN: Peter Stone

MÚSICA: Henry Mancini

FOTOGRAFÍA: Charles Lang Jr.

REPARTO:

Cary Grant, Audrey Hepburn, Walter Matthau, James Coburn, George Kennedy, Ned Glass, Jacques Marin, Paul Bonifas, Thomas Chelimsky

PREMIOS:

1963: Nominada al Oscar: Mejor canción.

1963: Premios David di Donatello: Plato dorado.

SINOPSIS:

Reggina Lambert (Audrey Hepburn) decide en un viaje de placer que va a pedirle el divorcio a su marido, pero al volver a París descubre que ha sido asesinado después de haber vendido todos los muebles de su casa y cobrado por ellos un cuarto de millón de dólares. Pero el dinero desaparece y la viuda empieza entonces a verse perseguida por tres hombres, compañeros de su difunto marido, y también por un apuesto desconocido, Peter Joshua (Cary Grant), quien busca la fortuna que el difunto robó durante la Segunda Guerra Mundial y que no duda en mentir a Regina para conseguirlo. Naturalmente, todos creen que la señora Lambert conoce el paradero del botín, pero todos se equivocan... ¿o no?. A medida que los cadáveres se amontonan, resulta cada vez más importante y difícil para Reggina averiguar quiénes son los buenos y quiénes son los malos. ¿De quién puede fiarse?

COMENTARIOS:

Si alguien ve esta película por primera vez sin saber quien es su director muchos pudieran pensar que se trata del maestro del suspense Alfred Hitchcock, pero no, el culpable de este milagro fue Stanley Donen, director hasta ese momento de exitosos musicales (“Cantando bajo la Lluvia”, “Una Cara con Angel”), que en 1962 decidió dar el salto a otro tipo de géneros, cansado de su encasillamiento. Su decisión no pudo ser más acertada, ya que en su primera tentativa construyó una de las películas más divertidas y trepidantes de los 60. Para ello, se aseguró la participación de algunas de las más importantes vacas sagradas de Hollywood, tanto en el aspecto técnico como en el artístico.
Donen debía ser un tipo con estrella. Consiguió algo de lo que Billy Wilder nunca fue capaz: trabajar con uno de los mejores actores de todos los tiempos, Cary Grant, y emparejarlo con una de las estrellas más rutilantes del Hollywood clásico: Audrey Hepburn. El director austriaco ya lo había intentado en “Arianne”, pero la respuesta de Grant volvió a ser la misma que en anteriores ocasiones, a pesar de la amistad y admiración mutua que se tenían. En el caso de “Charada”, Donen ofrecía al actor inglés un papel que encajaba a la perfección con sus gustos y le daba la oportunidad de mostrar todo su talento, tanto en la vertiente cómica como en la dramática. El resultado de hacer compartir planos a dos estrellas como éstas fue el esperado: pura magia. No contento con esto, Donen tiró la casa por la ventana contratando para papeles secundarios a George Kennedy y James Coburn. Pero quien verdaderamente brilla en cada una de sus apariciones es el gran Walter Matthau, quien con una seriedad pasmosa y una vis cómica irrepetible interpreta a un personaje antológico, que serviría como aperitivo de lo que iba a ser una carrera impecable

Desde luego que uno de los secretos de “Charada” es su guión.  Peter Stone construye un laberinto perfecto en el que nos perdemos sin poder evitarlo, al igual que le ocurre al personaje de Hepburn. La historia, repleta de giros inesperados, nos sorprende cuando menos lo esperamos, haciéndonos sentir en la piel de Regina y sintiendo su desesperación y desconcierto.
La película está repleta de secuencias memorables que perduran en la memoria para siempre.  El ritmo que impone Donen en cada uno de los planos es magnífico, manteniendo la intensidad en todo momento y dando los respiros necesarios al espectador para, acto seguido, volver a zarandearle sin piedad. Momentos como el de Coburn y Hepburn en la cabina con las cerillas son irrepetibles. Grant duchándose en la habitación de Hepburn con el traje puesto, el primer encuentro entre Regina y el personaje interpretado por Matthau, el esperpéntico velatorio tras la muerte de Charles y un largo etcétera de momentos hacen de esta película un hito en la historia de la comedia sofisticada.
Película imprescindible por muchas razones. Ente otras, ver juntos en pantalla a dos actores irrepetibles como Grant y Hepburn. Hay recomendaciones arriesgadas, otras son más seguras, pero en este caso, no tengo duda alguna.
Sigo sin entender como muchos actores y actrices de hoy en día se empeñan en protagonizar papeles que no les van. Audrey, hasta en eso, era perfecta.
Siempre que aparecía en pantalla iluminaba la película con su estilo y su belleza arrebatadora. Más hermosa y fascinante que muchas estrellas de su época, era ideal para el papel de engañada esposa llena de inocencia y algo frívola. Cary Grant, uno de los mayores galanes del cine -sino el mayor- a pesar de sus 60 años, consigue encandilarnos con su excelente humor y buenas maneras. Otra pieza más en un engranaje perfecto.


CURIOSIDADES:

.- Siete estudios rechazaron el guión.

.- Rodada en Paris.

.- Primera y única película de Cary Grant y Audrey Hepburn juntos.

.- Robert Redford, Paul Newman, Warren Beatty fueron considerados para protagonizar la película si Grant no aceptaba.

.- Peter Stone y el director Stanley Donen aparecen en la película.

.- Para la escena en la que Audrey Hepburn está fumando sola en su piso y entra Cary Grant, tuvieron que ponerle cinta adhesiva en as orejas al actor porque a contraluz se le veían muy rojas.

.- Debido a una irregularidad legal (se les olvido reclamar los derechos de las primeras copias), esta película es de dominio público, es decir, los derechos de autor son del público en general.

.- Tiene un remake del 2002 titulada "La verdad sobre Chalie".

Derroche de creatividad en esta gran película. Es difícil asociarla con un género en particular, es más bien una gran mezcla de humor, drama, suspense, romance. Excelente la música de Henry Mancini acorde con todos los ritmos de la película. Gran dirección de Stanley Donen y más que un homenaje al maestro Hitchcock, la película tiene un estilo muy original y propio. Una Audrey Hepburn radiante y muy bella haciendo una gran interpretación.


Tráiler:



Calificación: 4 de 6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario