viernes, 15 de septiembre de 2017

The Devil Thumbs a Ride (Autostop al infierno) - (1947) - (Director: Felix E. Feist)



Título original: The Devil Thumbs a Ride

Título en español: Autostop al infierno (Amenaza diabólica)

Año: 1947

Duración: 62 min.

País: Estados Unidos.

Director: Felix E. Feist.

Guion: Felix E. Feist (Novela: Robert C. DuSoe)

Música: Paul Sawtell, Roy Webb.

Fotografía: J. Roy Hunt (B&W)

Reparto:

Lawrence Tierney, Ted North, Nan Leslie, Betty Lawford, Andrew Tombes, Harry Shannon, Glen Vernon, Marian Carr, William Gould, Josephine Whittell, Phil Warren, Robert Malcolm, Arthur Q. Bryan.

Productora: RKO Radio Pictures.

Género: Cine negro.



Sinopsis:

Un viajante de comercio que regresa de una fiesta, habiendo bebido unas copas, recoge a un autoestopista en la carretera. El joven no sabe que en realidad su pasajero es un delincuente muy peligroso que acaba de cometer un crimen. 





Comentario:


He aquí la típica cinta noir RKO: concisa, veloz, brutal, sugerente más que explícita. Tierney, con esa mirada que te convierte en un fardo gimoteante en cuestión de segundos, es el asesino sin escrúpulos, probablemente psicótico, que sube al coche de un comercial palurdo y le amarga la vida. 



Por cierto que la galería de personajes que desfilan por la pantalla son escasamente recomendables. Los polis se pasan las noches jugando al póker como si les fuera la vida en ello; el comercial es más tonto que pichote y sólo aspira a ganar más y más dinero; su mujer es una mantenida dominada por la madre, otro ogro; el vigilante nocturno es un borracho asqueroso que miente más que habla; el chiquito de la gasolinera es un repugnante delator siempre a la caza de recompensas; y el putón verbenero que le baila el agua al asesino es de bofetada. 



En conjunto, una mirada pesimista, casi nihilista, al american way of life. En poco más de una hora, Felix Feist (eso que llaman un fiel artesano) despacha una historia que ahora tardarían dos horas en desarrollar, con brío, eficacia y ritmo. Una muy agradable sorpresa. (Eduardo en Filmaffinity)



Si bien Autostop al infierno no es la película más recordada de su director, sí que merece ser rescatada por su perfecta concisión y su modélica manera de definir el carácter de sus protagonistas solo con el uso de las miradas y la disposición de los actores en el cuadro, por su cortante forma de plasmar la violencia, por su vorágine de maldad imparable y el aroma de perdición que se apodera de cada plano, de cada bocanada de aire que el espectador intenta tomar mientras contempla atónito cómo el diablo puede guiar tus pasos sin que apenas puedas ser consciente de ello. ( José Luis Forte en cinema magazine)



Muy recomendable.




El comienzo:
video



Calificación: 4 de 6.

martes, 22 de agosto de 2017

A Rather English Marriage (TV) - (Un matrimonio bastante inglés) - (1998) - (Director: Paul Seed)


Título original: A Rather English Marriage (TV)

Año: 1998

Duración: 100 min.

País: Reino Unido.

Director: Paul Seed.

Guion: Andrew Davies (Novela: Angela Lambert)

Música: Jim Parker.

Fotografía: Gavin Finney.


Reparto:

Albert Finney, Tom Courtenay, Joanna Lumley, John Light, Joanna Scanlan, Priyanga Burford, Ursula Howells, Katie Carr, Aileen O'Gorman, Iain Jones, Caroline Carver, Rebecca Clarke, Laura Heath, Rosamund Pike, Lucy Robinson.


Productora: Wall to Wall Television.

Género: Comedia dramática.


Sinopsis:

Después de las muertes de sus respectivas esposas, un ex-pioto de la RAF y un humilde lechero jubilado se mudan juntos, y pronto forman una relación mutuamente beneficiosa. Finney y Courtenay, fantásticos.



Premios:

1998: 3 Premios BAFTA TV: Mejor telefilm, mejor actor (Tom Courtenay) y mejor montaje. 6 nominaciones.






Comentario:

Quince años después de la magnífica "The Dresser" (La sombra del actor), Albert Finney y Tom Courtenay se reunen de nuevo, esta vez para la televisión, en una magnífica comedia dramática para la BBC.




Dos hombres pierden sus esposas la misma noche y en el mismo hospital, Roy Southgate (Courtenay) es un marido leal, dedicado, que pasa horas con su esposa cuando la visita en el hospital. Reggie Conyngham-Jervis (Finney) es un mujeriego que confía en su esposa principalmente por sus habilidades en la cocina y la limpieza y ve en sus visitas al hospital como una pérdida de tiempo, pués podría estar mejor en el pub.




Cuando un trabajador social ve que cada uno podría ser la solución a los problemas del otro, estos dos personajes completamente opuestos (plagados de problemas personales que tratan de mantener ocultos) y que eran conocidos de la sala de espera del hospital, se van a vivir juntos en la misma casa.




Este es el tipo de comedia dramática para la televisión, bien escrito, muy bien realizado que nadie parece querer hacer más, los dos actores forman una asociación tan brillante y eficaz como lo hicieron en "The Dresser" quince años antes. Albert Finney, en el papel más lucido y agradecido está magnífico, el personaje le viene como anillo al dedo, mujeriego, machista, vividor... borda el papel sin caer en el histrionismo.




Por su parte, Tom Courtenay está sublime, como en otras ocasiones (The Dresser, Last Orders o 45 años), le corresponde el papel protagonista menos brillante, pero este actor saca petroleo de donde no hay, sus gestos, miradas, tartamudeos... en el papel de hombre responsable, fiel a su mujer, que sabe y realiza todas las tares de la casa... borda la interpretación, ganó el premio Bafta a la mejor interpretación del año para la televisión. Sus estilos tan distintos se complementan perfectamente. Joanna Lumley está encantadora. La historia se cuenta con una gran sensibilidad y realmente me ha tocado a nivel emocional. Así que uno se olvida de que fue hecha para la televisión.




La escena final con estos dos grandes hombres del cine y teatro, es un ejemplo clásico de un final para nunca olvidar.




En conclusión, un drama británico inolvidable y brillante.


El comienzo:

video


Calificación: 5 de 6.

domingo, 20 de agosto de 2017

Fallece Jerry Lewis.



 "Cuando dirijo, hago de padre;
cuando escribo, hago de hombre;
cuando actúo, hago el idiota".
(Jerry Lewis)

Jerry Lewis, uno de los grandes de la historía del cine a los 91 años. DEP.