lunes, 25 de agosto de 2014

Saturday Night and Sunday Morning (Sábado noche, domingo mañana) - (1960) - (Director: Karel Reisz)



Sábado noche, domingo mañana

Título original: Saturday Night and Sunday Morning

Año: 1960

Duración: 89 min.

País: Reino Unido.

Director: Karel Reisz.

Guión: Alan Sillitoe (Novela: Alan Sillitoe)

Música: Johnny Dankworth.

Fotografía: Freddie Francis.

Reparto:

Albert Finney, Shirley Anne Field, Rachel Roberts, Hylda Baker, Bryan Pringle, Norman Rossington, Robert Cawdron, Edna Morris, Elsie Wagstaff, Frank Pettitt, Avis Bunnage, Colin Blakely, Irene Richmond, Louise Dunn, Anne Blake, Peter Madden, Cameron Hall, Alister Williamson.

Género: Drama.

Sinopsis:

Arthur Seaton es un joven inglés de carácter agrio y rebelde que trabaja en una fábrica. Trata de huir de su rutinaria y aburrida vida bebiendo y divirtiéndose cuanto puede los fines de semana. Ésa es la única meta de su vida: pasarlo lo mejor posible. Al mismo tiempo, mantiene una relación con la mujer de un compañero, y todo se complica cuando se queda embarazada. Mientras tanto, se enamora de una joven de estrictos principios morales que le exige un compromiso serio.

Primera película de Karel Reisz (Isadora), que se basa en una novela de Alan Sillitoe, autor también del guión. El protagonismo recae en un joven Albert Finney, en el que fue su segundo film y primero como cabeza de cartel. Por su descarnado realismo y su ambientación social, se la considera una de las películas pioneras de la corriente británica llamada "Free Cinema".





Premios:

1960: Premios BAFTA: Mejor película británica.

1961: Festival de Mar de Plata: Mejor película.


COMENTARIOS:

A mediados de la década de los 50 surgiría procedente del Reino Unido la llamada vertiente cinematográfica "Free cinema". Un movimiento (comparados por muchos a la corriente "neorrealista" que se vivió en la Italia de los años 40 y 50 debido a su dedicada preocupación hacia los entornos sociales más humildes y menos favorecidos) que se caracterizaría principalmente por contar historias cotidianas de la clase trabajadora británica, por criticar los ambientes más adinerados y aburguesados del país y por plasmar en sus películas, sin ningún tipo de pudor y de manera realista, la inconformidad y rebeldía que tenían los jóvenes hacia todo lo que le rodeaban. Entre sus principales precursores tendríamos a Karen Reisz, Tony Richarson , Gabin Lambers, John Schlesinger y Lindsay Anderson cineastas iniciados como críticos cinematográficos (ejerciendo dicha labor en la revista de cine "Sequence", donde también fueron los co fundadores) para dedicarse, posteriormente, de lleno en el terreno de la dirección y en escribir guiones para películas. De sus filmografías surgirían títulos tan emblemáticos del mencionado movimiento como fueron "Un sabor a miel (1961)", "La soledad de un corredor de fondo (1962)" o "Sábado noche domingo mañana (1960)", siendo ésta última, la dirigida por Karen Reisz.




Film producido por Tony Richardson, otro de los cineastas del Free Cinema, director de las películas “The Loneliness of the Long Distance Runner” (también basada en un cuento de Alan Sillitoe) y “Tom Jones”.

Lo realmente novedoso de filmes como Saturday Night and Sunday Morning, es la cercanía de los personajes. Los “héroes” dejan de ser distantes para el público; el espectador se identifica con ellos y la sensación de que cualquiera podría ser el protagonista de la historia se convierte en el mayor atractivo de la cinta. En el arranque de Sábado Noche…, Karel Reisz presenta a Arthur, un vulgar obrero de una de las muchas fábricas que pueblan las ciudades industriales británicas. Sus pensamientos resuenan en los créditos, y no pueden ser más directos: alejados de toda intelectualidad, y sumergidos en la dura realidad, expresan los deseos de aguantar la semana como se pueda, trabajando lo mínimo admisible, para luego gastarse la paga el sábado, cogerse la borrachera de turno y acostarse con chicas ocasionales que no supongan ninguna responsabilidad añadida.




Mítica película del movimiento llamado "Free Cinema". No estamos en presencia de ese ambiente inglés refinado y alegre, sino ante la baja clase social y los problemas económicos, laborales y hasta raciales que los aturden. No es ese Londres elegante, es la ciudad inglesa industrial o los suburbios.

Y la galería de personajes prototípicos: El rebelde, Albert Finney, fantástico protagonista de la película, que compensa las interminables horas desperdiciadas en la lóbrega fábrica a base de borracheras y mujeres; el sumiso, el compañero de trabajo que cumple escrupulosamente su horario y a cuyo destino no parece pedirle nada más; la víctima, la mujer de ese compañero de trabajo cuya opresiva vida casi le incita a convertirse en amante del protagonista y sufrir por ello; el producto típico, la buena chica que sólo acepta ser novia de alguien si este acata las pertinentes convenciones sociales; y los secundarios, todos ellos viviendo de modo vulgar y tedioso.


La película va de la comedia al drama, y las situaciones son perfectamente alegres o dramáticas. Y ese realismo tan característico del movimiento hace que todo nos resulte cercano, casi táctil. Son contemplados con ternura y comprensión, y esa inmediatez e implicación del espectador es lo mejor de la película, que lleva al espectador de la mano.

El manejo del sonido es una característica particular de este movimiento. En este film, tenemos principalmente sonido in, pero mezclado con ruidos de fuentes no encuadradas y sonidos over, por ejemplo la voz diegética interior al inicio que representa el pensamiento del personaje principal. La música alterna las tres variantes: en campo, off y over para separar las secuencias.


En cuanto al montaje, el decoupage utiliza distintos tipos de nexos: por analogía y contraste, campos y contracampos, por transitividad e incluso por identidad, en la secuencia donde Arthur y Brenda son perseguidos por los soldados en el parque de diversiones. La escritura del film es más bien clásica (es el más cercano de los cuatro films a este tipo de escritura), con elecciones neutras y homogéneas a lo largo de la película que permiten un equilibrio expresivo, funcionalidad comunicativa, imperceptibilidad de la mediación lingüística y facilidad de lectura de las imágenes.




En resumen, una excelente y muy importante película de la historia del cine británico.




Tráiler:



Calificación: 4 de 6.


No hay comentarios:

Publicar un comentario