lunes, 26 de noviembre de 2012

The Apartment (El apartamento) - (1960)



TÍTULO ORIGINAL: The Apartment

AÑO: 1960

DURACIÓN: 125 min.

PAÍ: EE.UU.

DIRECTOR: Billy Wilde.r

GUIÓN: Billy Wilder, I.A.L. Diamond.

MÚSICA: Adolph Deutsch.

FOTOGRAFÍA: Joseph LaShelle.

REPARTO:
 Jack Lemmon, Shirley MacLaine, Fred MacMurray, Ray Walston, Edie Adams, Jack Kruschen, Joan Shawlee, Hope Holiday, David Lewis, Naomi Stevens, Johnny Seven, Joyce Jameson, Willard Waterman, David White.


PREMIOS:
1960: 5 Oscars: Película, director, guión original, dirección artística, montaje. 10 nomin.

1960: Globo de Oro: Mejor película: Comedia.

1960: BAFTA: Mejor película.

1960: Festival de Venecia: Mejor actriz (Shirley MacLaine).

1960: Círculo de críticos de Nueva York: Mejor película.


SINOPSIS:

C.C. Baxter (Jack Lemmon) es un modesto pero ambicioso empleado de una compañía de seguros de Manhattan. Está soltero y vive solo en un discreto apartamento que presta ocasionalmente a sus superiores para sus citas amorosas. Tiene la esperanza de que estos favores le sirvan para mejorar su posición en la empresa. Pero la situación cambia cuando se enamora de una ascensorista (Shirley MacLaine) que resulta ser la amante de uno de los jefes que usan su apartamento (Fred MacMurray). 

COMENTARIOS:

Un apartamento, una chica, dos hombres y dos objetivos no muy claros en cuanto a prioridad. Un vecino que es la voz de la conciencia de forma oculta, una secretaria que es la voz de la experiencia y un edificio que engloba a todos.


 
Billy Wilder vuelve a sorprender y consigue que los 125 minutos que dura la película, si parece mucho, se pasen en un abrir y cerrar ojos. El guión nos presenta la situación de forma bastante extraña. CC Baxter empieza a dar datos que parecen tontos y aburridos, él parece tonto y aburrido en un inicio pero a lo largo del  metraje iremos descubriendo que no es así.
Muy importantes son los personajes secundarios, en especial el vecino de Baxter, el doctor Dreyfuss. Este personaje es la pequeña conciencia del protagonista.



Nunca consiguió Billy Wilder conmover a la audiencia del modo que lo hizo con esta sublime película. Wilder y el gran I.A.L. Diamond nos presentan la historia de CC Baxter (Jack Lemmon en su mejor papel), un hombre con un mal puesto en una empresa, que no tiene familia...Los jefes de su empresa le piden prestado su apartamento para ir con sus amantes, y el accede, con la promesa de ser ascendido en la empresa. Pero todo se vuelve genial, romántico, triste y conmovedor cuando aparece en pantalla Fran Kubelik (Shirley Maclaine), una ascensorista de la que Baxter esta enamorado.
Wilder consigue hacernos reír, llorar, o hasta enamorarnos de uno de los magníficos personajes que fue capaz de confeccionar. No es de extrañar que la película se llevara 5 Oscars, incluido el de mejor película y mejor director. No seria ni bonito ni justo calificar esta película con pocas palabras, ya que es materia para discutir durante un largo rato, pero yo lo haré, sin ningún tipo de complejo. ''El Apartamento'' es alucinante.




C.C. Baxter es un ciudadano modelo, un americano ejemplar, y tiene una enorme cantidad de puntos acumulados por buena conducta: pocos ciudadanos son tan responsables y trabajadores como él. La vida, que siempre es justa, pronto le recompensará por el esfuerzo y la determinación en el acato de las normas. No hay más que elogios por su actitud: es del tipo de persona que prefiere obviar el error de una camarera, que ayudaría a una anciana a cruzar la calle, y que siempre deja salir antes de entrar, (y si por cualquier razón, le asalta la duda en el último instante de si sale o entra, cede el paso sin contemplaciones). Está a rebosar de puntos cívicos, y pronto se los canjearán... ¿o no?. Baxter, en lo más profundo de si mismo, comienza a sospechar que quizás este mundo no es el paseo del que le habían hablado, quizás la analogía más acorde es la de la jungla, un espacio salvaje, sin reglas.




El mundo se reduce básicamente a eso: víctimas y aprovechados. Todo aquel ser de buen corazón, sin maldad y que ve en los demás a sus semejantes y no a objetos de los que sacar provecho, se convierte inmediatamente en víctima. “El apartamento” retrata en clave de comedia y dulcificado por la banalidad de los actos que refleja, el drama diario de la sociedad moderna: el hombre es un lobo para el hombre. El subtexto es corrosivo y cala hondo; el texto bien hilvanado y coherente. Técnicamente sólo halagos: los planos memorables se suceden uno tras otro en un recital de cine en estado puro.

Estamos ante una de las mejores películas de todos los tiempos. El humor a veces despiadado, a lo Chaplin, con fines críticos y la creación de personajes conmovedores que, por su idealismo y su buen corazón, no encuentran su sitio en un ambiente social egoísta y ordinario, son dos de las características del cine de Wilder que se aplican a “El apartamento”. La facilidad para la comedia de este director nacido en Viena en 1906, e instalado en Hollywood desde 1934, es innata. “El apartamento” tiene un innegable aire teatral, unos diálogos brillantes y ácidos, y una impresionante interpretación de Jack Lemmon. El director de origen austriaco recogió tres Oscar: como productor, como guionista y como director. Memorable e inolvidable film.

Tráiler:



Calificación: 6 de 6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario