domingo, 1 de mayo de 2016

Poslední motýl (The Last Butterfly) (La última mariposa) - (1991) - (Director: Karel Kachyna)



La última mariposa

Título original: Poslední motýl  (The Last Butterfly)

Año: 1991

Duración: 106 min.

País: Checoslovakia, Francia y Reino Unido.

Director: Karel Kachyna.

Guión: Ota Hofman, Michael Jacot (historia), Karel Kachyna, Marc Princi.

Música: Alex North, Milan Svoboda.

Fotografía: Jirí Krejcík Jr.

Reparto:

Tom Courtenay , Brigitte Fossey, Ingrid Held, Freddie Jones, Milan Knazko, Josef Kemr, Ludek Kopriva, Pavel Bobek, Josef Laufer, Drahomíra Fialková, Rudolf Pellar...

Género: Drama. 

Sinopsis:

La Gestapo obliga al actor/mimo judío/francés Antoine Moreau (extraordinario Tom Courtenay) para representar un espectáculo para los niños de Terezín como propaganda para convencer a la Cruz Roja y demostrar que los judíos encarcelados están bien tratados. Moreau decide subvertir la propaganda nazi con su propia versión de "Hansel y Gretel" y derribar la propaganda de los alemanes. Esta vez la bruja alimenta a los niños en su horno... 





COMENTARIOS:

Buscando información para la filmografía de Ton Courtenay, me encontré con esta película, nunca estrenada incomprensiblemente en España, sobre el Holocausto Judío, con mi modesto inglés he realizado los subtítulos en español y la sorpresa ha sido muy agradable, una muy buena historia, real, sobre la "ciudad de los Judíos" que los alemanes construyeron para hacer creer del buen trato que estos recibían. Esta película mas que en "cine olvidado" debería estar en "cine desconocido".

Se trata de una pequeña joya del maestro del cine checo Karel Kachyna, especialista en describir el mundo de la infancia y de quien se recuerda especialmente su clásico "Saltando los charcos". 


 


Ton Courtenay, entre los años setenta y noventa, interpretó una serie de películas con muy poca repercusión en taquilla y crítica, pero de indudable interés: "Un día en la vida de Ivan Denisovich", "Let Him Have It" y "Poslední motýl  (The Last Butterfly), películas de calidad pero de escasos rendimientos económicos. 

"La última mariposa", película de 1991 realizada en idioma inglés, del checo Karel Kachyňa, tiene elementos en común con "La lista de Schindler" más allá de simplemente su tema del Holocausto, en primer lugar, hay una lista de salvamento de nombres judíos que sirve como punto de apoyo dramático.



En segundo lugar, "La última mariposa" demuestra, al igual que "La lista de Schindler", el precioso poder del arte para transmitir verdades emocionales acerca de la historia, si no la integridad de hechos de la historia.
 



"La última mariposa" es prácticamente una metáfora del valor de la imaginación artística en la cara del horror. El actor Tom Courtenay interpreta a Antoine Moreau, un artista apreciado de la pantomima francesa sobre los escenarios en el París ocupado por los nazis. Moreau arrestado por los nazis cuando descubre que su novia, muerta en la captura, es miembro de la resistencia francesa. Por este tiempo Moreau ya ha demostrado en el escenario el valor moral para sus reconocidos mimos. Justo debajo de las narices de los oficiales alemanes, su espectáculo de un perro que da saltos se convierte en una burla del saludo nazi, los brazos y las piernas de Moreau adquieren vida propia, que sobresale hacia el exterior a pesar de sus intentos para frenarlos. Esta es la primera acción del director Kachyňa de la idea del arte como medio de mostrar verdades emocionales.



Con la promesa de liberarlo, los nazis envían Moreau al gueto judío de Terezin, Checoslovaquia, para una actuación especial. Los detalles de esta actuación se mantienen en secreto para los supervisores del gueto, pero Moreau, viviendo entre los Judíos en su privación, se entera rápidamente de que la tragedia y el peligro están en el aire y en el suelo de este lugar. Al igual que en "La lista de Schindler", el tren de "transporte" es una imagen escalofriante y recurrente en "The Last Butterfly." A través de Vera (Brigitte Fossey), una cuidadora de los niños del gueto, Moreau se entera de que lo que él selecciona, Judíos para ayudarle en su actuación especial serán salvados - temporalmente, al menos - de los vagones del tren de la muerte. Por lo tanto, la lista de Moreau: los niños , y algunos músicos de edad, que le ayudarán a interpretar su cuento de hadas, serán salvados de momento o condenados a la muerte inmediata.




Cuando Moreau da cuenta de que su actuación fue diseñada como una farsa para impresionar la visita de los funcionarios de la Cruz Roja ( "Estamos bien en la Ciudad de los Judios," otros jóvenes recitan en un ensayo supervisado por los nazis), el artista cambia el programa, elabora una versión de "Hansel y Gretel", que la película incluye llamativas imágenes- filas de niños con trajes de color rojo fuego, agitando los brazos para simular el fuego consumidor del horno de la bruja. Otros niños, al llevar la estrella amarilla de David, obligatoria, son empujados a gritos a las llamas. Una vez más, la imaginación artística hace que una verdad emocional en una forma que ningún libro de historia podría, de una manera que trasciende la simple declaración de hechos: "Los niños fueron asesinados".




A lo largo de "La última mariposa" son escenas e imágenes que nos hacen sentir el mal del nazismo de manera inusual. Aunque los personajes judíos todos llevan la estrella amarilla, hay algo que llama la atención al ver esa estrella en maniquíes en un escaparate de una tienda. Y la visión de dos mujeres de edad avanzada con sonrisas sin dientes, bailando débilmente al son de una ocarina - celebrando el hecho de que no fueron elegidos para el transporte de ese día a los campos de la muerte - es una definición frecuente de la naturaleza perversa de alegría a pesar de estar en un lugar terrible.

Moreau, tan delicada y magistralmente interpretado por Courtenay, es una figura heroica más claramente que el inescrutable Oskar Schindler de Spielberg. Y esto aumenta el impacto del final de "La La última mariposa", que no ofrece nada parecido a las imágenes finales, esperanzadoras de "La lista de Schindler" de Spielberg.




Kachyna dirige con sensibilidad, serenidad, sin cargar las tintas ni buscar la lágrima fácil. Los actores, Tom Courtenay , Brigitte Fossey, Ingrid Held, Freddie Jones... magníficos.

"La última mariposa" merece ser vista, se puede encontrar en Internet, con dificultad, pero vale la pena, la recomiendo encarecidamente.




El comienzo...

video



Calificación: 4 de 6.


No hay comentarios:

Publicar un comentario