martes, 22 de agosto de 2017

A Rather English Marriage (TV) - (Un matrimonio bastante inglés) - (1998) - (Director: Paul Seed)


Título original: A Rather English Marriage (TV)

Año: 1998

Duración: 100 min.

País: Reino Unido.

Director: Paul Seed.

Guion: Andrew Davies (Novela: Angela Lambert)

Música: Jim Parker.

Fotografía: Gavin Finney.


Reparto:

Albert Finney, Tom Courtenay, Joanna Lumley, John Light, Joanna Scanlan, Priyanga Burford, Ursula Howells, Katie Carr, Aileen O'Gorman, Iain Jones, Caroline Carver, Rebecca Clarke, Laura Heath, Rosamund Pike, Lucy Robinson.


Productora: Wall to Wall Television.

Género: Comedia dramática.


Sinopsis:

Después de las muertes de sus respectivas esposas, un ex-pioto de la RAF y un humilde lechero jubilado se mudan juntos, y pronto forman una relación mutuamente beneficiosa. Finney y Courtenay, fantásticos.



Premios:

1998: 3 Premios BAFTA TV: Mejor telefilm, mejor actor (Tom Courtenay) y mejor montaje. 6 nominaciones.






Comentario:

Quince años después de la magnífica "The Dresser" (La sombra del actor), Albert Finney y Tom Courtenay se reunen de nuevo, esta vez para la televisión, en una magnífica comedia dramática para la BBC.




Dos hombres pierden sus esposas la misma noche y en el mismo hospital, Roy Southgate (Courtenay) es un marido leal, dedicado, que pasa horas con su esposa cuando la visita en el hospital. Reggie Conyngham-Jervis (Finney) es un mujeriego que confía en su esposa principalmente por sus habilidades en la cocina y la limpieza y ve en sus visitas al hospital como una pérdida de tiempo, pués podría estar mejor en el pub.




Cuando un trabajador social ve que cada uno podría ser la solución a los problemas del otro, estos dos personajes completamente opuestos (plagados de problemas personales que tratan de mantener ocultos) y que eran conocidos de la sala de espera del hospital, se van a vivir juntos en la misma casa.




Este es el tipo de comedia dramática para la televisión, bien escrito, muy bien realizado que nadie parece querer hacer más, los dos actores forman una asociación tan brillante y eficaz como lo hicieron en "The Dresser" quince años antes. Albert Finney, en el papel más lucido y agradecido está magnífico, el personaje le viene como anillo al dedo, mujeriego, machista, vividor... borda el papel sin caer en el histrionismo.




Por su parte, Tom Courtenay está sublime, como en otras ocasiones (The Dresser, Last Orders o 45 años), le corresponde el papel protagonista menos brillante, pero este actor saca petroleo de donde no hay, sus gestos, miradas, tartamudeos... en el papel de hombre responsable, fiel a su mujer, que sabe y realiza todas las tares de la casa... borda la interpretación, ganó el premio Bafta a la mejor interpretación del año para la televisión. Sus estilos tan distintos se complementan perfectamente. Joanna Lumley está encantadora. La historia se cuenta con una gran sensibilidad y realmente me ha tocado a nivel emocional. Así que uno se olvida de que fue hecha para la televisión.




La escena final con estos dos grandes hombres del cine y teatro, es un ejemplo clásico de un final para nunca olvidar.




En conclusión, un drama británico inolvidable y brillante.


El comienzo:



Calificación: 5 de 6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario